5 formas de mejorar tus viajes en cruceros

A menos que vayas a un lugar exclusivo, como las Galápagos, los cruceros suelen tener experiencias similares, al menos, dentro del barco. Si eres primerizo en esto de los cruceros, te recomiendo que leas los siguientes consejos para mejorar tu viaje. Esperamos que te sirvan para tu recorrido.

  1. Llega al punto de salida la noche antes y diviértete

Suena simple, pero cientos de los que se suben a un crucero pierden el bote cada año, debido a que sus vuelos se retrasaron, al tráfico, al clima o a cualquier otra eventualidad inesperada. Otros suben con la tensión a flor de piel, pues apenas lograron llegar a tiempo. ¿Quién necesita ese tipo de tensión estando ahí? Maneja o vuela hacia el puerto donde vas a partir y evita los ratos amargos que te pueda dar tener uno de esos contratiempos. Además, añadirás un día extra a tus vacaciones. Incluso, hay paquetes de cruceros que te pueden ayudar a agendar la noche previa y la posterior a la salida y el regreso, para que tu viaje sea más tranquilo.

  1. Aléjate de la piscina

La capacidad promedio que puede llegar a tener un crucero es cercana a los 6000 pasajeros, y muchos de ellos tendrán sus ojos fijos en las piscinas. Desafortunadamente, estos embarques suelen tener sólo una parte de las sillas necesarias para acomodar a todos. El resultado es una masa de humanidad asoleada en filas, o bien, en sillas que afirman haber obtenido antes, sin tener intención de cederlas. En lugar de eso, puedes buscar una alternativa. Existen navíos que tienen áreas exclusivas para adultos, algunas con piscinas, y suelen estar bastante menos pobladas que las albercas generales. Además, consigue algunos planos del bote pues, si lo que quieres es tomar aire fresco, hay quienes llevan sillas suficientes, pero muy alejadas de las albercas, por lo que te puede servir más.

  1. Come a tus horas

Muchas de las grandes líneas de cruceros tienen el mal hábito de fomentar las cenas grupales a una hora prescrita. Si tener conversaciones pequeñas y banales con algunos extraños toda la noche, al mismo tiempo, es algo que te gusta, disfrútalo. Pero, puede que existan opciones para romper la rutina. Por ejemplo, si el crucero llegará al puerto en la noche, te recomiendo esperar para poder bajar y probar algunos de los platillos nativos de la zona. O bien, haz reservaciones para algún restaurant con especialidades, por una tarifa adicional. A veces puede salirte más barato de lo que saldría en tierra firme.

  1. Quédate en el bote

La cruel realidad sobre los tours que se dan en tierra es que, muchas veces, apenas te da tiempo de ver el lugar que se supone estás visitando. Además, estás pagando una tarifa muy alta por el “privilegio” de reservar una excursión. Si no tienes un verdadero interés en el tour de 6 horas, te recomiendo quedarte abordo. Las facilidades seguirán abiertas y tendrás muchas para ti mismo pues, en lo que el resto del mundo sufre por ver algunas cosas, tú te puedes adueñar del casino o del planetario, dependiendo el crucero que hayas tomado.

  1. Ve a la disco.

Aunque bailar toda la noche no sea lo tuyo. Pero, ¿cuándo es la última vez que jugaste bingo o que comiste en un buffet? Relájate un poco. Generalmente, los cruceros suelen estar en silencio después de medianoche, a menos que haya una fiesta en un camarote o algún otro tipo de evento. Esto es aburrido. Conocer algunas personas interesantes en la disco del barco, las cuales suelen ser muy diferentes en sus personalidades. Realmente lo disfrutarás.