Los componentes de un punto de venta

Les voy a contar algo que me sorprendió mucho. Mi padre tiene una tienda de artículos para mascotas, y empezó poco a poco, hasta que necesitó un punto de venta. Hasta ese momento, habíamos estado haciendo todos los trámites y reportes casi de forma manual. Había visto lugares que lo utilizaban, pero no creí que podría facilitarnos tanto las cosas como lo hicieron. Sin embargo, no me bastó eso, y decidí investigar qué más debíamos saber sobre los puntos de venta. Así fue como supe que se llamaba así a las terminales o herramientas que funcionaban para realizar los procesos de compra y venta, ya sea el cobro a través de tarjetas, o la impresión de las facturas pedidas por los clientes.

Cada punto de venta existente en el mundo, tuvo un antecesor que ya escasea en nuestros días. La caja registradora se encargaba de algo similar, aunque su manejo no era el más sencillo del mundo, pues no siempre salían las cosas como esperabas. Claro, luego evolucionaron hacia la tecnología, realizando las operaciones que eran necesarias para llevar ciertos procesos de contabilidad al día, aunque no tenían todas las posibilidades que ofrecen en la actualidad los puntos de venta. Sin embargo, el término corte de caja es una terminología que surgió de estos tiempos, y que se refiere al reporte que indica las operaciones realizadas en ese día.

Pero si tú eres de los que todavía siguen utilizando caja registradora, probablemente te hayas dado cuenta de que ya no es tan eficiente como antes, y más considerando los programas que existen en la actualidad y que puedes instalar rápidamente en la computadora para sustituir a tu caja. Si estás pensando en hacer el cambio hacia un punto de venta, te damos unas ideas sobre lo que debes integrar para que esté más completo.

El Software: todo lo que esté relacionado con el mundo informático, necesariamente debe tener un programa o un código que lo haga funcionar de manera adecuada. Por ello, no sólo se trata de que consigas una computadora para que tu caja registradora se traslade al mundo informático. Así pues, un programa que se encargue de los datos y su procesamiento es lo mejor.

El escáner del código de barras: no se puede tener un producto sin poder dar un precio para su venta. Por ello, cuando alguien quiera verificarlo, o nosotros queramos cargar una compra, se necesita el escáner del código de barras para que realice la operación.

La impresora de recibos: esta herramienta puede parecernos algo muy obvio, y por esa misma obviedad, no le damos la importancia necesaria a su actividad. Sin embargo, no hay negocio que pueda funcionar sin reportes o comprobantes de las operaciones que realiza.

Las pantallas táctiles: puede que no creas necesitarlo, pero algún día que tengas muchos clientes esperando ser atendidos, puede que te arrepientas. La interacción entre computadora y usuario ha incrementado la velocidad gracias a la desaparición del mouse. Si crees que no es cierto, te reto a que intentes atender un restaurante con muchas personas sin una pantalla táctil. Eso sí, no es exactamente necesario, pero sí sumamente útil y práctica.

Los lectores de banda magnética: si varias veces te han preguntado si aceptas tarjeta y has dicho que no, probablemente necesites un lector de banda magnética. Este tipo de lector funciona similar al escáner de código de barras, ya que también manda la información a la computadora, para que sea ella quien se encargue de hacer el trámite correspondiente, de acuerdo a lo que haya pedido el cliente.

El display: ¿cuántas veces hemos ido a algún lugar que vende productos a cierto precio y, cuando llegas a la caja, y comienzas a pagarlo, te das cuenta de que no era ése? Bueno, pues todo es gracias al display, que es la herramienta que permite proyectar al cliente la cantidad que debe pagar por cada cliente, o bien, de forma total, así como el cambio que debe recibir, de acuerdo a la cantidad de dinero que dio al cajero. Sin duda, es un dispositivo que puede ayudarnos a dar más claridad a los clientes.

La Báscula: si tienes una tienda de granos o de algo que se venda por peso, probablemente tengas una báscula y de ahí hagas el cálculo de lo que tiene que pagar tu cliente. Sin embargo, eso puede simplificarse con un solo elemento. La báscula que está adherida a los puntos de venta permite que la operación se haga de forma automática en cuanto el cliente pone su bolsa en la báscula.

No cabe duda que un punto de venta (http://revistahp-pyme.fedex.decompras.com/punto-de-venta/) puede ser un equipo que otorgue mayor agilidad y seguridad a todas las operaciones que lleve a cabo nuestro negocio, sin importar qué tipo o giro tenga. Pero eso sí, si están considerando en incrementar el tamaño y ofrecer cada vez más cosas, tengan por seguro que sus clientes les pedirán mayores cosas, para lo que tendrán que tener el punto.