Recomendaciones de finanzas personales para los jóvenes

Las finanzas personales es lo último en la cabeza de los jóvenes, especialmente, cuando no han comenzado a vivir en el mundo real. Y no es que su mundo no sea real, es sólo que carece de las preocupaciones y responsabilidades que se poseen cuando se comienza a vivir a base de un sueldo y con otras cosas en la mente. El problema es que la esencia del cuidado de nuestro dinero es algo que sólo se puede aprender en el camino. Sin embargo, siempre puede haber una forma de guiar a las personas porque, si bien no pueden aprender todo en los libros, es una buena manera de comenzar a tener cuidado con estos aspectos. Así pues, te decimos lo que es más recomendable para hacer con tus finanzas.

  1. Lo primero que debes hacer es pensar en tu retiro. Sí, así como suena. Puede que pienses que es muy pronto para ese tipo de cosas, pero así como tus padres te metieron pronto al kínder, para que luego pudieras entrar a una buena universidad, también necesitas tener cuidado desde el principio sobre lo que vas a necesitar cuando seas mayor. No pienses que es muy pronto, pues tu vida laboral va a durar más o menos lo mismo que tu vida después de que dejes de laborar y no vas a querer tener que trabajar por necesidad y no por gusto.
  2. Antes de que comiences a buscar un trabajo, te recomiendo que pienses en investigar cómo está organizada la estructura de los impuestos, pues si no lo piensas, no sabrás con certeza cuánto vas a estar ganando en realidad cuando te hagan una propuesta. Claro, lo puedes ver en una de las calculadoras que hay en muchas páginas de internet, pero entender cómo es que funciona eso puede servirte para que no aceptes cualquier oferta. De esa forma, antes de consultarlo con la calculadora, podrás saber un aproximado de lo que te quedará después de los impuestos. Igual, verifica lo que te puede decir Prestadero sobre esto.
  3. No pienses que tu salud es algo que está dado por sentado. Si piensas que un seguro de gastos médicos mayores puede ser un gasto mensual muy fuerte, imagínate lo que podrías pensar si tienes que ir a urgencias y no posees uno. La deuda puede ser muy grande, dependiendo el tiempo que pases ahí, pero como sea, si es una fractura, tampoco será barato. Pero los accidentes pasan y no puedes estar seguro de que no te va a suceder uno. Puedes comer frutas, hacer ejercicio, mantenerte en tu peso, no tomar alcohol ni fumar, y no manejar mal, pero aun así te puedes enfrentar a cosas que no creíste que tendrías. Sin embargo, llevar esos hábitos también te pueden dar un poco más de tranquilidad, pues pondrás un poco más de tu parte para estar bien y en forma saludable.

Incluso, los seguros por incapacidad también son una buena idea, por si alguna vez te sucede algo que te impida trabajar temporalmente, ya sea por enfermedad o lesión.

  1. Pero no sólo hace falta que cuides tu salud, sino que también pienses en el dinero que tienes. Si no lo cuidas de forma adecuada, puede desaparecer antes de que te des cuenta. Por ejemplo, si tienes una casa, asegúrala. Si sólo rentas, consigue un seguro para todo lo que se encuentre adentro, de manera que pueda cubrir desde un robo hasta un incendio. De nuevo, los incidentes suceden de forma inesperada y no sabes lo que te puedes encontrar.

Así pues, piensa en tu futuro y en la incertidumbre que involucra. Los riesgos siempre están ahí, pero nunca puedes saber cuándo te tocarán y cuando no.