René Escobar en contra del dopaje

Hoy el fiscalista René Escobar nos platica sobre su postura en cuanto al dopaje deportivo, desde su experiencia personal en el atletismo.

René Escobar siempre ha sido un emprendedor, no sólo para los negocios, sino para su vida personal. Así lo demuestran sus años dedicados con vehemencia al deporte de alto rendimiento, participando principalmente en maratones y triatlones. Cuando René podía dedicarse casi completamente a ello, entrenaba con dedicación y se preparaba para las competencias más exigentes.

Hoy, René se dedica a su empresa y a su familia, pero recuerda con cariño esos años de esfuerzo que le formaron el carácter necesario para emprender proyectos en otros rubros de su vida. Más allá del simple esfuerzo, el fiscalista siempre ha buscado superar sus propios límites, y para ello siempre fue necesario un alto nivel de disciplina y mucha pasión.

Por esa razón, en cuestión de deporte, René admiraba profundamente al ex ciclista profesional estadounidense Lance Armstrong; su constancia fanática, esa lucha sin tregua por ser siempre el mejor, le resultaba inspiradora. Por eso, como le ocurrió al mundo entero, se decepcionó tanto cuando se destapó la trama de dopaje que Armstrong había tejido a su alrededor. En opinión de René, ese empuje por la superación continua lo llevó a la solución equivocada.

La experiencia de René Escobar

Y es que René Escobar se identificaba con Armstrong en la lucha constante por la superación. “Nunca aceptó ser segundo lugar, lo que me sucede a mí también”, comenta. Era incluso obsesivo con el deporte; siempre quería ganar, siempre veía hacia arriba, nunca hacia abajo. Sin embargo, en lo que respecta al dopaje, es una de las cosas que René no se hubiera permitido a sí mismo.

El dopaje deportivo se refiere al uso de sustancias o métodos que emplean los atletas para mejorar artificialmente su condición física o mental. Además de ser una manera ilícita de mejorar la condición, con consecuencias graves de salud, el dopaje es considerado una forma de obtener ventaja de forma engañosa, por lo que supone una terrible falta y un acto de descalificación en el mundo del deporte.

Siendo un hombre de metas continuas y un partidario de obtener lo que quiere a partir del trabajo, a René le afectó grandemente el hecho de que aquella persona a quien admiraba engañase al mundo entero sólo para posicionarse. Desde luego, René siempre ha estado en contra del dopaje, cada una de sus competencias fue ganada con esfuerzo y mucho trabajo personal.

Si bien la experiencia le dejó un mal sabor de boca, también le ayudó a reafirmar su compromiso con el deporte, consigo mismo y con cada rubro de su vida: “logro todo lo que quiero, pero a partir del trabajo”. Y, después de todo, algo que también es muy valioso es que Armstrong tuvo el valor de decir la verdad, aunque haya sido después de darse a conocer la enorme corrupción. Para René, esos valores éticos que llevan al hombre a la rectitud, son lo verdaderamente importante en el deporte, en la vida personal y en todo lo que se emprenda.