Software educativo: una ayuda en el aula

Muchas personas consideran que una de las formas más sencillas para facilitar el aprendizaje de sus hijos es a través de un software educativo. No están del todo erradas. Si bien la educación es un bien que no es accesible a todas las personas, hay muchas que la toman muy en serio y buscan obtener los recursos que sean más adecuados para incrementar la eficiencia del aprendizaje de sus hijos. Así pues, además de buscar los mejores lugares para la enseñanza y el aprendizaje, recurren a estos programas como un extra.

Las escuelas no pueden garantizar que todos los niños aprendan en la misma medida. Mucho del proceso de aprendizaje depende de la voluntad del estudiante. Si está interesado en conocer lo que sucede en su entorno y observa los detalles, probablemente pueda adquirir más conocimientos que uno que tiene tendencias de aburrimiento durante las clases. Aunque los softwares educativos ayudan en ambos casos, suelen ser una gran mejoría en los segundos, ya que despiertan el interés de los estudiantes que todavía no lo tienen.

Pero, ¿qué importancia tienen estos softwares para la educación? Desde los inicios, la tecnología se ha ido modificando para que pueda resolver y a ayudar a solucionar problemas de nuestro día a día. Uno de los artefactos tecnológicos que más ha servido a este propósito es la computadora. Debido a la gran cantidad de programas que existen y que se pueden añadir a sus funciones, no existe casi ningún aspecto que no pueda encontrar una resolución dentro del mundo informático, y no podía faltar la educación dentro de ellos.

Los softwares educativos abordan todos los programas que se usan con un fin meramente de enseñanza, en el que pueden facilitar la tarea del profesor y del alumno, en el ciclo de la enseñanza. En las escuelas donde el aspecto tecnológico es predominante, es sencillo encontrar este tipo de softwares. Pero no es una buena idea simplemente elegir los primeros que vengan en una lista de compra. Se tiene que hacer una evaluación del medio para seleccionar la mejor de las opciones.

Para facilitar la elección de lo que se vaya a utilizar para conseguir los propósitos, se pueden consultar los diferentes tipos de software existentes. Aquí hablaremos de la división realizada por los contenidos, ya sean ricos en contenido o libres de él. Enseguida haremos una indagación más profunda de estos tipos.

Software libre de contenido: de los dos, es el que se considera tener un mayor nivel de flexibilidad. Esto es, en gran medida, a que la ausencia de contenido que el alumno se vea obligado a estudiar, permite que él mismo construya los materiales que necesita, al mismo tiempo que los aprende. La creatividad es uno de los enfoques principales de este tipo de software, que otorga lo necesario para desarrollarla.

Este sería el caso de alguien que desea impartir un curso de escritura creativa en los diferentes niveles de una escuela. Lo esencial sería que el programa tuviera un procesador de texto, aunque no se queda ahí la cuestión. Si la clase se dirigirá a niños que comienzan a aprender a leer y escribir, probablemente deba tener imágenes y tipos de fuentes que les hagan estar más interesados, lo que no sucedería si se tratara de un programa completamente monótono.

Así pues, los alumnos de la clase avanzada de escritura creativa no necesitarán imágenes bonitas y sonidos llamativos para querer escribir. Probablemente tengan más interés por algo que facilite la escritura de ideas rápidas y borradores. En cambio, si se trata de una escuela para personas con necesidades especiales, un monitor integrado, que pueda otorgar retroalimentación en el proceso, quizá fuera el programa que más funcionaría. Sea lo que sea, muchas escuelas eligen utilizar estos programas, dado que otorgan mayor libertad a la experiencia del aprendizaje y, por lo mismo, impulsan que las personas sientan un mayor deseo de colaborar y elaborar el conocimiento en su propia manera de trabajar.

Software rico en contenido: contrastando con los programas anteriormente explicados, están los softwares ricos en contenido. Se les denomina así porque tienen muchos elementos de tipo multimedia, ya sean videos, animaciones, gráficos o sonidos, que sirven para mostrar los conceptos de manera muy estructurada. Se suelen encontrar muy fácilmente en el mercado, pues suelen ser fabricados en gran escala, y se utilizan para explicar desde los aspectos más básicos de una materia, hasta los de mayor dificultad. Las escuelas que lo utilizan tienen dos propósitos fundamentales: reforzar el material que usa el profesor y otorgar al alumno un elemento extra para resolver las dudas que pueda tener de la clase.

Los objetivos son uno de los aspectos que más se deben considerar al elegir el software educativo que más te convenga. No sólo se trata de qué elementos pueden mejorar tu clase, sino el lugar a donde la quieres dirigir. Escucha y observa con claridad para mejores resultados.

Las elecciones que se realicen para este tipo de programas afectarán la forma en que la enseñanza se desarrolle en la institución. Esto puede ser para bien, o no. Por ello, lo mejor es seguir investigando y llegar a las conclusiones propias sobre lo que es más adecuado para los fines que tenga tu escuela. Conoce un poco más sobre software educativo en: http://revistahp-pyme.fedex.decompras.com/software-educativo/.